Adolescentes preguntan…

 

Adolescentes preguntan...

 

Pregunta: No es común que un médico se dedique tan activamente a prevenir abortos. ¿Cuál es su motivación?

Respuesta: Tomando en cuenta que la vida es el valor más elevado para el judaísmo, decidí estudiar medicina y dedicar mi vida a proteger y salvar ese valor. Cuando en 1963 me gradué como médico en Buenos Aires, decidí ser cirujano, pensando que la cirugía es la especialidad que proporciona más posibilidades de salvar vidas. En 1977, después que investigué que los abortos son la causa más grande de pérdida de vidas en el mundo, decidí dedicar mi vida voluntariamente a prevenirlos y, al mismo tiempo, a proteger la salud de las embarazadas que decidieron abortar.

 

Pregunta: ¿Cuándo comienza la vida de un ser humano?

Respuesta: Un ser humano se reproduce al unirse una célula que aporta la mujer (el óvulo) y otra que aporta el hombre (el espermatozoide). Si esas células no se unen, dejan de vivir al cabo de entre 48 y 72 horas. Si se fusionan y el óvulo es fecundado por el espermatozoide, el primero recibe un potencial de vida de hasta 120 años. Biológicamente, la vida de un ser humano comienza en ese instante.

 

Pregunta:  ¿Recuerda casos de embarazadas que se arrepintieron por no haber abortado?

Respuesta: Después de asistir a más de 55.000 embarazadas que tenían pensado abortar y luego fueron asistidas por nuestra organización EFRAT para dar a luz a sus bebés, no tuvimos ninguna que se haya arrepentido. Por el contrario; todas están felices de haber optado por la vida del bebé. A pesar que desde 1963 trato pacientes a diario, no tengo la posibilidad de prometer o garantizar a ninguno de ellos que el tratamiento, el medicamento o la operación, van a tener éxito. La única condición médica en la que puedo garantizarlo y prometerlo, es en una embarazada, al decirle que si no aborta jamás se arrepentirá. 

 

Pregunta: ¿Cuál es la complicación más seria del aborto inducido?

Respuesta: Según mi experiencia, sin duda el arrepentimiento, a pesar que éste no es reconocido por la medicina como enfermedad. Por eso, no figura en la larga lista de las complicaciones físicas y psicológicas del aborto inducido. Pero, según mi experiencia, el arrepentimiento afecta a más del 95% de las mujeres que abortan. Por el otro lado, no conozco una decisión más seria que la de abortar.

 

Pregunta: ¿Por qué el arrepentimiento es tan serio?

Respuesta: Existen complicaciones posteriores a un aborto provocado que son tratables. Algunas, incluso, no dejan secuelas. Esto no es así en el caso del arrepentimiento, para el cual no existe ningún tratamiento médico y casi siempre deja una cicatriz permanente en la conciencia, sin posibilidad de olvidarla o borrarla de la mente.

 

Pregunta: ¿En qué se basa usted para declarar que la organización EFRAT es la que verdaderamente se preocupa y protege los derechos de la mujer?

Respuesta: Lamentablemente, muchas organizaciones denominadas “feministas” no hacen nada por el derecho supremo de la mujer, que es decidir de manera informada, con pleno conocimiento de las consecuencias del aborto. La organización EFRAT sí lo hace, dando información a la mujer basada sólo en la medicina y en la experiencia científica de nuestra organización durante los últimos 30 años. De esta forma, dejando la decisión a la mujer embarazada.

 

Pregunta: ¿En qué casos utiliza argumentos religiosos para evitar abortos? 

Respuesta: En EFRAT está prohibido influir sobre una mujer embarazada utilizando argumentos ideológicos, éticos, morales, valóricos, religiosos o filosóficos. El único argumento es el médico y, especialmente, la preocupación por la salud mental futura de la mujer.

 

Pregunta: Tomando en cuenta que en los últimos años ha aumentado los embarazos en adolescentes, ¿qué mensaje le daría a la juventud?

Respuesta: Cada joven debe ser responsable de sus actos y saber que embarazarse es muy fácil. No así “desembarazarse”.